miércoles, 29 de diciembre de 2010

Pruebas de lengua catalana y castellana más estrictas para futuros taxistas


Pruebas de lengua catalana y castellana más estrictas para futuros taxistas

A partir de la primera convocatoria para subir a examen para la obtención de la credencial de taxista en este 2011, se exigirá a futuros taxistas extranjeros una prueba lingüística de catalán y castellano más estricta que la ya establecida desde hace años.


Según la propuesta de examen de IMT de nivel B1 constará de dos partes: La parte escrita del examen de 1 hora y 40 minutos y la parte oral de 10 minutos. La primera parte escrita se dividirá en: comprensión lectora (25 minutos), expresión escrita (30 minutos), comprensión auditiva (20 minutos) y parte de gramática y vocabulario (25 minutos). En la segunda parte oral se contestarán preguntas de contacto y describir y narrar el contenido de una historia.

En las autoescuelas de taxistas existe personal docente cualificado para dar clases de catalán o castellano pero este tipo de clases lingüísticas deberán ser clases subvencionadas aparte por el Estado.

Este examen es necesario debido a la falta de profesionalidad de miembros extranjeros en el sector del taxi. Muchos ciudadanos y los mismos trabajadores del gremio de taxistas se quejan de que actualmente existe un gran porcentaje de taxistas extranjeros que no saben ni el idioma de la ciudad ni su plano urbanístico. Según el director de la Autoescuela de Taxis del Paralelo hay 1.000 miembros no cualificados en este sector que rondan por las calles de Barcelona. Existe una situación bastante peculiar en que se ha visto que los taxistas extranjeros dan el GPS a los clientes para que ellos mismos pongan la calle a la cual se quieren dirigir.

En comparación con exámenes anteriores se ha visto afectado el nivel que cada vez es más bajo en comparación años atrás donde llegaban a exigir un nivel básico de inglés. ¿Se regala la licencia ahora? El personal extranjero memoriza las preguntas del test y aprueba, pero también existe el caso en que se presentan unas personas más cualificadas en vez de las autorizadas y aprueban gracias a estas. Al ser un sector de trato directo al publico es importante que el taxista deba de ser bilingüe, pero de la misma manera debe de tener un nivel básico de inglés para tratar con los turistas. Esta nueva implantación de la prueba lingüística, ¿hará que el número de taxistas extranjeros disminuya?







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada