sábado, 18 de junio de 2011

En Cataluña, o hablas catalán, o no podrás ser taxista


Actualmente el servicio del taxi tiene una presencia muy destacada en Cataluña, y más aun en Barcelona. Se han efectuado diferentes estudios, en los cuales y de forma evidente han reconocido todas las partes que sobran 1200 licencias de taxistas debido a un incremento importante de personas llegadas de otros países.
En la actualidad, en el área de Barcelona hay 12.800 taxistas, de los que 1.685 (12,7%) son extranjeros, con más de setenta nacionalidades, entre las que destacan Pakistán (386), Colombia (345), Marruecos (156) y Argentina (93).


Para poder prestar servicio de taxi en la área metropolitana de Barcelona es necesario tener la posesión de la Credencial profesional de taxista otorgada por el EMT (Entitat Metropolitana del Transport)
Para obtenerlo actualmente es necesario superar una prueba teórica y práctica que se convoca en varias épocas del año. Hay varios requisitos para poder ser taxista, pero el más importante y el que más repercusión ha tenido este año ha sido el de: si la persona interesada es de origen de un país que no tiene como lengua oficial el catalán o el castellano, tendrá que obtener el certificado de competencia lingüística mediante una prueba
Junto con el tema de la obtención de los Certificados habilitados para ejercer la profesión (Carné de taxista) nos encontramos con una Ley, en su artículo 19 que para un Sector en el que cada día es más difícil que las personas decidan entrar en el, y en vez de facilitar esta entrada, se ponen nuevos obstáculos.
El artículo 19 de la Ley del Taxi dice que el taxista debe acreditar “el suficiente conocimiento de las lenguas oficiales en Cataluña”. Además, el artículo 26 que habla de “fomentar el uso de la lengua catalana en las comunicaciones con los profesionales del taxi y en las comunicaciones entre sí y con los usuarios”, donde “los usuarios del servicio de taxi tienen el derecho de expresarse en lengua catalana en las comunicaciones con los conductores, en los términos que establece la normativa aplicable en materia lingüística”.

A finales del 20101 se veía a venir que era necesario renovar la normativa vigente con una nueva normativa que regulase el conocimiento de las lenguas, de la misma manera que como anunció el candidato del PP a la alcaldía de Barcelona, que se tenia que regular el conocimiento de las lenguas, así como una revisión de “la
s pruebas de acceso para ofrecer un servicio de calidad” y evitar que se conviertan en taxistas quienes “no sepan moverse por la ciudad”.
Finalmente, el gerente del Instituto Metropolitano del Taxi de Barcelona, Miguel Ángel Martín, anunció a finales de diciembre del 2010 que se realizará un examen de castellano y de catalán como requisito imprescindible para conseguir la credencial de taxista a partir del 2011.

Según la propuesta de examen de IMT de nivel B1 constará de dos partes: la parte escrita del examen de 1 hora y 40 minutos y la parte oral de 10 minutos. La primera parte escrita se dividirá en: comprensión lectora (25 minutos), expresión escrita (30 minutos), comprensión auditiva (20 minutos) y par
te de gramática y vocabulario (25 minutos). En la segunda parte oral se contestarán preguntas de contacto y describir y narrar el contenido de una historia.

Después de que la administración buscase otros filtros para controlar el acceso a la profesión del taxi, se instauró el examen de idioma en la primera convocatoria del 2011 con un total de 44% de suspensos, celebrada entre el 9 y el 11 de febrero, donde se presentaron 540 candidatos, de los cuales 201 eran extranjeros (pakistaníes,colombianos y marroquíes).


Meses más tarde la situación no ha cambiado mucho respecto al mes de febrero, según el Centro de Formación del Taxi y la Escola del Taxi de Santiveri que se dedican a preparar a los futuros taxistas para el carné del Credencial dicen que el porcentaje no ha ido variando en relación al 40-50% de suspendidos. En estos centros se siguen apuntando extranjeros que intentan de cualquier forma obtener el carnet para llegar a ser taxistas, pero no están lo suficientemente preparados a causa de tener bajo conocimiento tanto de la lengua castellana como la catalana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada